jueves, 28 de enero de 2016

HISTORIAS AL CUBO

Arrancando el segundo trimestre, tras haber calentado motores un poco, nos atrevemos con una tarea creativa en la que utilizamos nuestras mejores dotes de inspiración e imaginación.
El fin de la tarea es crear historias buscando la máxima coherencia dentro de las características que se nos plantean. Sí, suena raro ¿verdad? pero ahora mismo lo vais a entender...

Por un lado vamos a elaborar un cubo tomando como referencia el siguiente ejemplo:

 Estructuramos la actividad en cuatro partes fundamentales: Géneros, lugares, personajes y tiempo histórico.
En cuanto a los géneros, buscamos y nos informamos de algunos de ellos: comedia, terror, fantasía, ciencia ficción, acción y drama.
El periodo histórico y los lugares en los que se va a desarrollar la historia los establecemos los profes, abarcando diferentes momentos que consideramos significativos en la historia nacional e internacional y pedimos que sean ellos los que elijan los personajes, desde cantantes, actrices, jugadores de fútbol, hasta poetas, dioses griegos y dictadores políticos.
Hacemos una visita a diferentes páginas web para documentarnos acerca de las vidas, obras, y acontecimientos más importantes en los que participaron estos autores y además lo completamos con visitas por lugar tan fantásticos como la Torre Eiffel, la Plaza Mayor de Cáceres, el Congreso de los Diputados o el mismísimo Yacimiento de Torreáguila.
Y una vez conocemos todos y cada uno de los lugares y personajes, elaboramos los cubos. En ningún momento se busca la coherencia entre tiempo histórico, género, lugar y personajes, por ellos podemos encontrarnos con una cara en la que se nos plantea la siguiente situación:
GÉNERO: COMEDIA.
TIEMPO HISTÓRICO: 2052.
PERSONAJE: ATENEA.
LUGAR: Playa Mayor de Cáceres.


Algunos de ellos quedaron así:












Ahora jugamos a los cubos y toca exprimir todas nuestras capacidades al máximo ya que debemos lograr escribir una historia con un poco de coherencia, que consiga hacernos reír o temer y en la que se plasmen algunas pinceladas de la vida del personaje y del lugar en el que se enmarca la historia.
Ni que decir tiene que las que más éxito tuvieron fueron las de comedia. ¡Algunas eran para partirse de risa!